viernes, 7 de mayo de 2010

Salta salta salta pequeña langosta...

Cuesta del Obispo


Viernes santo, pasado el mediodía dejábamos atrás la cuesta del obispo con sus imponentes y variados paisajes. De a poco nos fuimos encontrando inmersos en el clásico trafico de ciudad que nos anunciaba que habíamos llegado a Salta capital, ubicada en el valle de Lerma, al pie del cerro san Bernardo a unos 1187 metros sobre el nivel del mar.




uuh, justo cuando le apuntamos a la viejita...

Luego de las típicas vueltas de turista desorientado buscando la plaza en donde nos advirtieron se podía vender, la encontramos. No tardamos en armar nuestro improvisado puesto y en breve salió la primera vincha. En este lugar es donde atraído por “dos pibes que dicen que van hasta Alaska” se nos acerco Miguel, periodista, quien nos invito a su programa de radio al cual fuimos días más tarde.



Ya cuando los dedos de los pies empezaban a pedir un par de medias y así la noche decía presente, nos dispusimos a invocar a los “astros ayuda viajeros” para que nos guíen hasta San Lorenzo, localidad de junga en la ladera de la montaña, que los amigos Belen y Lucas nos habían recomendado conocer.
Como en una previsible serie de televisión con sus coincidencias, atraídos por la chancha, conocimos a Pablo y Juan, artesanos de la feria, que como no podía ser de otra manera Juan con Caro, su mujer, vivían en San Lorenzo.
La noche termino con la Camio hospedada en el jardín de la casa de Juan y un arroz comunitario al que se sumaron Dani y Carlos también artesanos y viajeros que acampaban en el ya afamado jardín.

Quebrada San Lorenzo

Casco historico Salta
Días mas tarde, luego del remolino turístico que trae semana santa, llego nuevamente la visita del Abuelo que se empieza a convertir en un clásico de esos que esta bueno repetir. Junto con él lo infaltable: Bowling, buenas comidas que esta vez incluyeron salmón, paseos por La Caldera, La Quebrada de San Lorenzo, Vaqueros y el Dique Cabra Corral. Así transcurrieron 5 días de excelente compañía. Aris te queremos mucho y ya sabes… te esperamos en Ecuador!


En el 2011, votame!
lista 81
Despues del Salmon

La Caldera Dique Cabra Corral


Todas tan tambaleantes, tejen tercas tantas truncas telas



Salta se ve desde el cerro San Bernardo





Debido a que los amortiguadores delanteros se enteraron hasta donde pretendíamos hacerlos trabajar, decidieron no acompañarnos en nuestro sueño y comenzaron indignados a escupir aceite, fue en nuestra estadía en la ciudad Salteña que nos toco enfrentarnos con los héroes / villanos de los viajeros con movilidad propia: los mecánicos.
Como la mayoría de las veces nuestros miedos son mas fantasías que realidad, parecen situaciones imposibles de resolver pero terminan siendo sencillas de saltar y hasta abren caminos que quizá de otra forma no hubiésemos elegido.
La gloriosa Feria Balcarce



Gracias a Miguel!, quien a través de la radio nos permitió contar nuestra historia y la irreverencia de nuestros haraganes amortiguadores. Asi es que nos contacto Luis, quien junto con su padre, dueño del taller Geronimo en 48hs dejaron a la camio caminando derechito y con estilo.




Adios amigos, les escribimos desde el planeta "restaurant la quiaca wi fi sharpadooo". En instantes nada mas, se viene la hermosa jujuy. Esperamos nos sigan extrañando como nosotros a ustedes. Besos voladores !!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada