sábado, 1 de octubre de 2011

Atravesando Venezuela


A la derecha y a la izquierda Mecanicos de Chichiriviche que nos dieron una mano para que todo lo que el salitre atoró, vuelva a girar.

Dentro de una semana nos encontraríamos en la isla Margarita con Arístides, el Abu de pato, habitúe de nuestro viaje y visita por tercera vez en el periplo. Desde Chichiriviche a pesar de que para ir a Margarita la brújula debía marcar el Este arrancamos para el Oeste. Esto no fue un error, sino que debíamos ir hasta Maracaibo a renovar el permiso de permanencia en Venezuela de la chancha. Como los amigos Pieru y Piera debían hacer lo mismo con sus motos, salimos todos juntos con la errónea esperanza de llegar ese mismo día a destino.

Ya la salida se demoro un par de horas debido a que el mes y medio de la chancha en la playa había hecho que el salitre se pegue en todos los rincones, entre ellos entre los discos de freno. Por lo que hubo que desarmar, limpiar y volver a armar.
Finalmente salimos a la ruta ya avanzada la tarde. Al rato del viaje, a la moto de Pieru se le quedan pegados los discos de embrage. A Piera le toca remolcarlo con su moto. Ya a esa altura era casi de noche y Piera pincha la rueda trasera de su moto, lo que nos hace pensar que algo nos esta indicando que por hoy ya no mas ruta.
Miramos a nuestro alrededor, todo estaba bastante oscuro pero a pocos metros se ve una iglesia. Cuando nos acercamos vemos que al lado hay un pequeño barrio de casas bajas. Ahí fuimos y en la primer casa una señora amablemente, accedió a que armemos las carpas en su patio y pasemos la noche.
A la mañana siguiente los chicos arreglaban sus motos, las chicas les enseñaban a tejer macramé a las dueñas de casa y antes de que el sol caliente el pavimento emprendimos viaje a Maracaibo.
Ahí solo estuvimos dos días, hicimos los tramites correspondiente y nos despedíamos de nuestros amigos motorizados por unos días. Nosotros salimos a toda maquina con destino Margarita para el encuentro con el abuelo.
Este viaje también fue largo. Acampamos la primer noche en una estación de servicio donde los lugareños amenazaban con apariciones de culebras. Estuvimos varados en la ruta un par de horas por un alud debido a las lluvias. Un camión nos tiro mangos por la ventanilla. Pasamos otra noche en el piso de la terminal del ferry en puerto la Cruz. Al otro dia con la cadera anclada al piso de marmol embarcamos la chancha y salimos directo a la isla.
Un dato importante : Si van a ir a isla Margarita con carro, conviene hacerlo desde Cumana donde sale exactamente la mitad de precio enviar los vehículos. Desde Puerto La Cruz también salen Ferrys pero cuestan el doble.
Aqui fotos de lo acontecido en ese viaje..


Piuru y su moto, la caprichosa, en pleno cambio de discos de embrague.



Familia solidaria que hospedo en su patio.


Los motorizados se ven desde el interior de la chancha

Piera cambiondole la camara a la china.



Pieru: desconcertado?



El calor y la larga espera tuvo consecuencias..

Haciendo frontera en Maicao





Los fabulosos mangos voladores

La razon de porque un viaje de pocas horas se convierte en un viaje eterno


En Isla Margarita terminamos en la casa de José, una casa muy linda que nos alquilaba a un precio muy amigable.
Los días fueron variando. El calor en la isla era insoportable y a veces había cortes de luz. Era un poco difícil para la visita pero incursionamos en los juegos de cartas dentro de la habitación para pasar el rato juntos con el aire acondicionado. Hicimos el infaltable campeonato de Bowling, una rica picada que nos trajo el abu gracias a la familia, rober, miriam, flor, tito y Clau que colaboraron para que esa noche sea bien carnivora ! y un rico asadito en el cumple de Piera!!




Esa ! Picada !!!





Cumple de Piera y asadete de argentos !


Margarita!

El abu Aris nuevamente en la chancha!!


Campeon de Bowling !
Los días en Margarita pasaron tan rápido como la visita del abuelo, cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos en Caracas despidiendo al Aris. Linda visita, lindos momento, lindos recuerdos. Aris te queremos, extrañamos y vamos buscando el próximo destino aunque trataremos de que sea menos caluroso.
Y sigue rodando al chancha, esperando mas familia y mas ruta!!!!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada